25/5/16


Continúa la película del ex-Laker, Kermit Washington, quien hasta hoy ya tenía un largo guion cargando sobre su espalda. Después de manchar para siempre su carrera con uno de los hechos de violencia más recordados en la historia de la NBA, Washington se reivindicó ayudando a promover el baloncesto y la ayuda comunitaria en África junto a NBA Cares, la cual contribuyó a fundar a mediados de los 90. 

Sin embargo, este martes fue arrestado en Los Angeles, acusado de malversar fondos de caridad destinados a África para su propio beneficio, incluyendo vacaciones pagas, joyería y entretenimiento. La acusación formal realizada por la procuradora Tammy Dickinson fue por interferir con las leyes de rentas internas, conspiración para cometer fraude electrónico, obstrucción de la justicia y robo de identidad agravado.

Tras ser drafteado por los Lakers con el pick #5 del Draft de 1973, Kermit jugó una carrera llena de altibajos como ala-pivot de la franquicia angelina, hasta que un 9 de diciembre de 1977 protagonizó uno de los momentos más impresionantes vistos en una cancha de la NBA, cuando le propinó un puñetazo en la cara a Rudy Tomjanovic durante una trifulca entre Lakers y Rockets. 
El golpe le provocaría a Tomjanovic múltiples fracturas faciales y traumatismos cerebrales que casi acaban con su vida, motivo por el cual debió retirarse. Por el incidente, Washington fue suspendido por 26 partidos, la sanción más extensa de la historia por aquellos días. Luego fue cambiado a los Boston Celtics y comenzó una caída en espiral que terminó con su retiro en 1988.

Fue el último jugador en usar la camiseta N° 24 en los Lakers, antes de que Kobe Bryant la tomara para inmortalizarla décadas después. 


A Washington le costó años reconstruir su imagen en la sociedad, a pesar de que en 1980 logró una selección para ser All-Star, cuando jugaba para los Portland Trail Blazers. Luego de un breve paso como asistente técnico en los Nuggets y los Blazers, Washington conquistó un título como coach de los Asheville Altitude en la D-League, en el que parecía ser su momento de redención junto con su trabajo como representante de la NBA en África.

Lamentablemente, su carrera y su vida sufrieron un nuevo revés con este caso, siendo ya uno de los personajes más oscuros que hayan pasado por el baloncesto profesional norteamericano. 

¿Qué te pareció?:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Cualquier comentario ofensivo hacia otro usuario, será inmediatamente borrado, así como también aquel que desvirtúe el contenido del artículo.