4/4/16


En el último clásico de Kobe Bryant entre Boston y L.A., los laguneros no pudieron evitar una peleada derrota ante unos Celtics que con este triunfo se clasificaron a la postemporada en la Conferencia Este. 

Fua una dolorosa caída, no solo por la nostalgia de ser el último juego de Bryant contra Boston, sino porque el astro se salió con una noche espectacular de 34 pts, 4 rebs y 3 robos en 33 minutos, encestando 11/28 en TC, 4/11 en triples y 8/10 en libres. 

Con su fiereza habitual, la Mamba estableció el tono del juego para el resto del plantel, que bajó los hombros en la primera mitad luego de una ventaja de hasta 17 pts de los Celtics. Incluso fue la primera vez en la temporada que se vio a Kobe con su característica mirada de concentración asesina, y quizás sea la última. 

"Es raro, la última vez que enfrenté a ese verde," dijo Bryant tras el partido, en el que incluso hasta llegó a hacer una volcada en contraataque. "Ha sido un disfrute enfrentarme a ellos todos estos años."


Ni 20 temporadas ni la ley de gravedad iban a mantener a Kobe Bryant en la tierra.
Posted by Los Lakers on Domingo, 3 de abril de 2016

Por su parte, Julius Randle logró otro doble-doble (el trigésimo cuarto de la que prácticamente es su temporada rookie) con 20 pts y 10 rebs, encestando 7/11 en TC, y fue quien mantuvo a los Lakers peleando hasta último momento junto a Bryant.
Jordan Clarkson agregó 17 pts, 5 rebs y 3 robos, mientras que D'Angelo Russell tuvo un partido dispar, con 8 pts, 9 rebs, 6 asists y 6 pérdidas, encestando solo 4 de sus 14 intentos de campo. 

Por último, en 23 minutos desde la banca Marcelo Huertas aportó 6 pts y 5 asists, en la que fue una jornada muy pobre por parte de los suplentes, principalmente ante la decisión de Byron Scott de no poner a Lou Williams ni Brandon Bass para darle minutos al brasilero y Tarik Black (4 pts, 3 rebs y 1 tapa en 19 minutos). 

En un partido que era importantísimo ganar, precisamente por el honor que tanto intenta predicar Scott, él y su staff técnico tomaron todas decisiones que debieron seguir desde enero y que son propias del tanking, pero las tomó ahora. Solo Dios sabe que tiene en el cerebro el coach de los Lakers.

Ambos equipos tiraron muy mal de tres (ninguno por encima del 30%), con los Celtics lanzando para un 45.1% en TC al lado del 41.1% de los angelinos, que además permitieron 21 pts en contragolpe a pesar de haber generado más pérdidas (12) que las que cometieron (11), pero archi-rivales son los mejores de la liga en ese apartado. La lucha en los rebotes fue muy peleada, terminando a favor de Boston por 50-47, mientras que en la pintura la ventaja fue para L.A,, por 50-48.

Boston fue comandado por Isaiah Thomas (26 pts y 6 asists) y Jae Crowder (22 pts, 5 rebs, 4 asists y 5 robos), además de 17 pts, 4 rebs y 4 asists de Evan Turner. Los de Brad Stevens perdieron la ventaja en el marcador tras un demoledor parcial de 11-2 para arrancar el 3er período, pero luego mantuvieron su intensidad propia de un equipo de postemporada y no le perdonaron ni un error tonto a estos irregulares y pasivos Lakers de Scott. 

De esta forma, la serie de temporada regular entre Lakers y Celtics nuevamente quedó empatada a una victoria por bando, con ambos robándole la localía al rival. 

¿Qué te pareció?:

9 comentarios :

  1. Notaron que Randle evitaba pasarle el balón a Russell? obviamente aún quedan asperezas por el incidente con Young, pero seguir taimado a estas alturas no creo que sea un buen indicio (ya nadie me quita de la cabeza que Randle puede ser muy mañoso en el futuro, independiente de sus grandes capacidades).

    Scott hace siempre todo al revés. Da minutos a rookies y sophomores cuando ya casi no queda temporada. Si desde siempre hubiera incentivado la participación de Black, Kelly y Nance, éstos serían un aporte importante en la cantidad de puntos, especialmente los últimos dos, que no tienen la confianza para atacar el aro cuando están solos frente a él. Estupidez del tamaño de un porta aviones el no poner a Lou y, si las cosas se hubieran hecho bien desde el comienzo, acertado en no poner a Bass y preferir el abrir la cancha.
    No sé de qué me preocupo, si no puede estar más claro que la idea es el tanqueo, debe ser porque SIEMPRE debemos ganarles a los Celtics...

    ResponderEliminar
  2. Y con mate de Kobe.

    ¿Dónde estaba Young? No conseguí verle en el banquillo. ¿Se fijó alguien?

    ResponderEliminar
  3. Curiosamente Randel parecía que no estaba haciendo mucho y ¡¡bam!! de repente en un tiro libre veo que está próximo a los 20 puntos.

    ResponderEliminar
  4. No es Steven Adams! el jugador de OKC no es entrenador de los Celtics :V

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo que no? jeje gracias, error mío.

      Eliminar
  5. Cada día me parece más enorme lo de kobe ahora hasta es bueno como triplero si le dan un año más se reconvierte en especialista

    ResponderEliminar
  6. Por ahí leí un comentario que decía así "Julius Randle le está dando una paliza al draft del 2014, el mejor por mucho, perdón Andrew Wiggins"

    Ese comentario me hizo sentir orgulloso del muchacho.

    ResponderEliminar
  7. Hombre, no veo jugar a Wolves, pero creo que el comentario lo hizo el primo de Randle. Wiggins leí hace tiempo que debería tener más presencia en el rebote, pero parece que no le interesa (hay otros en el equipo para ese papel). Sin embargo la versatildad y el talento en ataque no tiene ningún tipo de comparación. Si le damos una última bola a Wiggins y a Randle 100 veces, se aclaran todas las dudas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí Nachoga, también creí que el comentario estaba dado en un momento de clímax alto del personaje que lo leí. Jajajaja.

      Pero realmente no deja de ser algo bien de leer, estamos hablando de un muchacho como Randle que está en su primer año de experiencia, hay que tomar eso en consideración.

      Sus números no son nada malos promediando un doble doble. Es por de más excelente en su primer año.

      Eliminar

Cualquier comentario ofensivo hacia otro usuario, será inmediatamente borrado, así como también aquel que desvirtúe el contenido del artículo.