30/3/16


No somos pocos los que deseamos que los Lakers nunca hubieran separado caminos con Mike D'Antoni. El ex coach lagunero renunció en el 2014 tras no recibir una extensión de contrato que le garantizara continuar trabajando tranquilo, por lo que a muchos se nos hace agua la boca del solo pensar lo que estarían jugando D'Angelo Russell y Jordan Clarkson bajo la tutela del italoamericano, por no mencionar el hecho de que mejores jugadores de rol se habrían quedado en el equipo y no se estaría en la situación actual. 

Y no vayamos tan lejos.. El solo hecho de que los Lakers estuviesen jugando bajo un sistema moderno y definido (prácticamente toda la NBA juega el estilo de D'Antoni hoy en día) ya sería una gran diferencia respecto a la triste realidad del presente con Byron Scott

Sin embargo, tampoco hay que negar que la última temporada de D'Antoni no fue la mejor, haciendo que los Lakers terminen con el 6to peor récord de la NBA y eventualmente teniendo a Julius Randle con el pick #7 del Draft 2014. 

Precisamente esa temporada los Lakers sufrieron la que hasta el lunes por la noche fue la peor paliza de la historia de la franquicia, cuando perdieron por 142-94 ante los L.A. Clippers el 6 de marzo del 2014. El lunes los laguneros cayeron por 123-75 ante los Utah Jazz en Salt Lake City. 

Después de la derrota, Scott como siempre salió a tirar a sus pupilos debajo del autobús, diciendo que "algunos no saben lo que significa el orgullo de vestir la púrpura y oro" y demás tonterías que suenan más a una parodia de sí mismo que a un coach decente que hace autocrítica por el mal nivel de juego del equipo.

Estos Lakers lucen desmotivados y sin confianza entre sí y en sí mismos, lo cual es responsabilidad del coach. Estos Lakers no muestran una idea de juego en la cancha, lo cual también es responsabilidad del coach, por más de que algunos digan que en las prácticas todo va bien y sí hay un sistema (como los patéticos analistas de la cadena Time Warner Cable, incluyendo a la leyenda James Worthy, que cada vez está más impresentable con sus dichos). Pero Scott no asume nada y, salvo los habituales elogios (a veces inexplicables e inexcusables) a Kobe Bryant, siempre le echa la culpa a sus jugadores. 

En cambio, echemos un vistazo a cómo reaccionó D'Antoni la noche que sus dirigidos cayeron ante los Clippers en el 2014:


"Por alguna razón no pudimos convertir tiros ni hacer jugadas. No pudimos hacer nada. Ellos olieron sangre en el agua y nos mataron," sostenía D'Antoni. 

Cuando le preguntaron sobre qué le dijo a sus pupilos tras la derrota: "Mantengan la cabeza en alto. Ya no hay nada que podamos hacer. Hay que pasar a lo que sigue, prepararnos para mañana por la noche. Vamos a tratar de entender qué salió mal, pero claramente nos enfrentamos a un equipo mejor."

Ignoremos el hecho de que D'Antoni hablaba en "nosotros" y Scott en "ellos", desligándose por completo del núcleo. Solo comparemos los mensajes.

Cuando le preguntaron a Scott después de la derrota del lunes lo que le dijo a sus dirigidos... 



"No les dije nada. Solo espero que hagan una pequeña búsqueda en su alma y piensen en lo que sucedió esta noche y en cómo no salimos listos para jugar ni competir. A veces sales a la cancha por el orgullo y das lo mejor de tí mismo. No creo que hoy hayan hecho eso. Necesito que estos muchachos tengan algo de corazón, algo de orgullo por lo que hacen para vivir."

Clara diferencia, ¿no? 

"Hay que ser cuidadosos. Saldremos de esto juntos. Vamos a reagruparnos," decía por su parte D'Antoni después de la paliza contra los Clippers hace dos años. "Vamos a estar listos para mañana en la noche y estaremos listos para competir. Vamos a hacer muchas cosas, pero ir allí (al vestuario) y enojarse y gritar no les será de mucha ayuda.
La moral es muy baja. No hay nadie (en el vestuario) contento," continuaba. "Todos saben que estamos avergonzados. Pero también todos saben que a nadie le importa que estemos avergonzados. Los siguientes vendrán a querer hacernos lo mismo. Debemos encontrar la forma de reagruparnos."

La noción de unidad y de equipo era obvia. El equipo era malo (mayormente por lesiones récord que se tuvo esa temporada), pero al menos el que estaba al mando tenía los pantalones bien puestos para sentirse parte de lo que estaba pasando. 

No es un gran secreto. No hay que ser un erudito del baloncesto para darse cuenta como son las cosas. Simplemente, uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

¿Qué te pareció?:

8 comentarios :

  1. Anónimo30/3/16 7:26

    Scott se mantiene porque intuyo que a estas alturas lo primordial para la entidad es tanquear para intentar retener (con ayuda del azar) el pick 3, porque sino no tiene sentido mantenerle, es un petardo como entrenador como pocas veces se ha visto, no dudo que en un equipo con una plantilla que se adapte a la perfección a su estilo desfasado pueda hacer un buen trabajo, pero un gran entrenador se caracteriza por ser camaleonico y saber trabajar con cada equipo según las características del grupo, pero no, Scott es Scott, en lo bueno y en lo malo, él tiene un libreto y se la suda todo lo demás, vive en un universo paralelo (mejor dicho para LELO), así que cuando antes nos quitemos de encima a este mojón de entrenador, mucho mejor.

    Tachenko.

    ResponderEliminar
  2. Salimos de la sartén para ir al fuego, salimos de Málaga para ir a Malagón, otro vendrá que bueno te hará, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.... Todos estos refranes expresan lo que hay.

    Las palabras de D'Antoni ante tamaña derrota contra los vecinitos fueron muy buenas.

    Pero recordemos que a D'Antoni le hizo el equipo la autogestión, que la defensa perimetral era de risa, al igual que la de la pintura y que estábamos hartos de él. Acuérdense del apodo Mr. Pringles. Al menos es el recuerdo de esa época que tengo. Todos queríamos que se largara y muchos aplaudimos que viniera un hombre "de la casa" que tuviera el orgullo de lo Lakers y del Showtime....

    Al menos eso es lo que recuerdo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te agrego, salimos de guatemala, para caer en guate-peor, coincido contigo.

      Eliminar
    2. Es verdad, se me olvidaba ese tan típico. :-D:-D

      Eliminar
  3. Quéeee?? Cuando recordamos a D'Antoni con nostalgia es porque algo anda realmente mal...

    ResponderEliminar
  4. Pablo, hace tiempo les felicité por seguir positivos y ver lo bueno dentro de esta temporada horrible. Por favor no pierdan esta cualidad. Lo digo porque creo que artículos como estos están fuera de lugar y no tiene mucho sentido comparar lo mucho más hombre y profesional que fue un ex entrenador con lo poco hombre y mediocre actitud del actual, esto solo nos hunde más en la pesadilla que estamos viviendo (y adoptamos un poco la mala costumbre del sr Scott de atacar sin razón). Hay que esperar a que se vaya Scott y cuanto culpable haya en la organización y esperar esta lenta reconstruccion, que espero nos lleve por la senda de la victoria nuevamente. Siempre y ahora más que nunca, apoyando a mi equipo GO LAKERS

    ResponderEliminar
  5. No es por añadir leña al fuego, pero ustedes son los únicos que creen que D'Antoni es un buen DT... La otra vez discutimos lo mismo y no llegamos a consenso... Lo que si en este caso se hace la comparación entre los dos peores entrenadores que ha tenido la franquicia en su historia... Y eso de que él inventó el Small Ball, no lo veo tan claro, ya que tecnicamente su mejor juego en Phoenix fue con Stoudemire como anotador, o sea un pivot... y a pesar de que el Small Ball se trata de tener hombres altos para rebotear y que sepan tirar de 3 y todo el mundo tire de tres... no le veo similitud al juego rápido de dos pases y directo al aro... No me queda muy claro, pero bueno, hay consenso en la página por lo menos que D'Antoni no es un parámetro positivo a mirar si se quiere comparar con Scott. Pero lo que si estamos de acuerdo es que Scott ha sido una desilucionante opción... incluso fatal. Esperemos sacar añgo bueno en el Draft y fichar alguna superestrella que quiera venir a liderar este proyecto. Saludos.

    Doble T

    ResponderEliminar

Cualquier comentario ofensivo hacia otro usuario, será inmediatamente borrado, así como también aquel que desvirtúe el contenido del artículo.