14/2/16


El All-Star Saturday Night hospedó la coronación de los Splash Brothers como los mejores tripleros de la NBA (y quizás de la historia) y una de las finales más reñidas de todos los tiempos en el Slam Dunk Contest. Sin embargo, los Lakers tenían un representante en el Concurso de Habilidades, Jordan Clarkson, que quedó eliminado en la primera ronda contra JC McCollum.




Como se puede ver, Clarkson no se tomó muy en serio el concurso, y dejó que McCollum anote antes que él para luego ser eliminado con un triple del escolta de los Blazers.
La noche anterior, Jordan anotó 25 pts, 5 rebs, 5 asists y 4 robos en el Rising Stars Challenge, en el cual participó junto a D'Angelo Russell.

Contra todos los pronósticos, el rookie de Minnesota Karl-Anthony Towns se coronó como el más habilidoso, en una apretada final contra Isaiah Thomas de los Celtics. Esta fue la primera edición en que participaron hombres grandes.

Más tarde, y con un intermedio en el que el actor Kevin Hart casi venció en un uno-contra-uno de triples a Draymond Green de los Warriors, Klay Thompson se coronó en el Concurso de Triples, quitándole el premio a su compañero Steph Curry, a quien venció en la final que también contó con el rookie Devin Booker de los Suns.
De esta forma, el título de triples se queda entre la dupla de perimetrales de los campeones reinantes.

Finalmente, la noche terminó con un Slam Dunk Contest que comenzó -como siempre- muy lento y lleno de videos y presentaciones cursis, pero terminó dando la nota de la jornada. Como particularidad, el ex Laker Steve Nash asistió en una volcada al centro de los Pistons, Andre Drummond, quien terminó quedando eliminado en la primera ronda junto al alero de los Nuggets Will Barton.


Sin dudas, la final entre el campeón defensor Zach LaVine de los Wolves y Aaron Gordon del Magic quedará grabada en la retina de los fans por décadas, al igual que aquella entre Michael Jordan y Dominique Wilkins en 1988 o Vince Carter y Steve Francis en el 2000.
LaVine terminó defendiendo su título en un desempate de dos volcadas extra (con unos Magic Johnson y Shaquille O'Neal muy duros con sus notas, como parte del jurado), aunque se sintió que Gordon debió haber ganado, por volcadas como esta:


Así pasó un Sábado de Estrellas para el recuerdo, con mucha diversión y jugadas espectaculares. Ahora solo queda esperar por el último All-Star Game de Kobe Bryant.

¿Qué te pareció?:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Cualquier comentario ofensivo hacia otro usuario, será inmediatamente borrado, así como también aquel que desvirtúe el contenido del artículo.