19/12/15


Los Lakers fueron humillados y ultrajados por los Oklahoma City Thunder en un partido que se liquidó en el 1er cuarto, con el equipo jugando uno de sus peores baloncestos de la temporada y Kobe Bryant fuera de juego por una lesión en el hombro tras la volcada ante los Rockets. 

No hay mucho para decir. El partido mostró dónde están los Lakers como equipo, lo que tiene para ofrecer Byron Scott como coach y la diferencia abismal que hay entre la franquicia lagunera y los demás equipos competitivos de la NBA. 

En solo 29 minutos en cancha, Kevin Durant lideró a OKC con 22 pts y 8 rebs, mientras que Russell Westbrook agregó 13 pts y 11 asists en 27 minutos y Enes Kanter contribuyó con 19 pts y 14 rebs desde la banca de Billy Donovan y Monty Williams. 

El Thunder llegó a tener una ventaja de 50 pts en el marcador, en una de las noches más vergonzosas de la historia reciente de la franquicia angelina. 

Lou Williams anotó 20 pts con 5 de 11 en tiros de campo, acompañado por Jordan Clarkson (15 pts, 4 rebs y 7/15 en TC), D'Angelo Russell (12 pts, 7 rebs, 5 asists y 1 robo en solo 27 minutos en cancha; 5/13 en TC) y Nick Young (14 pts y 5/13 en TC desde la banca). 
Julius Randle jugó solo 25 minutos, en los que bajó 7 rebs y anotó solo 2 pts, con 1/7 en TC y 5 pérdidas en su peor partido de la temporada, al igual que la mayoría de sus compañeros. 

Por su parte, Anthony Brown titularizó en lugar de Bryant, y tuvo una noche bastante pasable, con solo -7 en pts netos en cancha (nada, comparado al resto del equipo), además de 4 pts, 2 robos y 1 asistencia, además de 4 faltas y 2/9 en TC en 27 minutos. A pesar de la paliza, el tener que marcar a Durant sin dudas habrá sido una experiencia dura para el rookie. 

De esta manera, los Lakers retroceden mil pasos a lo que venían construyendo, y lucen nuevamente como un patético equipo que se ve forzado a tankear para tener esperanzas a corto plazo. Estos son dolores (muy fuertes) de crecimiento que, una vez más, ponen a la gerencia en la imperativa obligación de hacer algo al respecto de forma urgente para que esta temporada no siga siendo el suplicio que está siendo. 

Si después de la paliza contra los Warriors, o la derrota ante los 76ers, no despidieron a Scott, esta es una buena oportunidad. Habrá que ver qué pasará, aunque seguramente Mitch Kupchak y Jim Buss no hagan nada y continúen intentando proteger el pick Top 3 del Draft 2016
¡Ben Simmons, allá vamos!

¿Qué te pareció?:

4 comentarios :

  1. Si tan solo hubiera un esquema, una estrategia o alguna idea de desarrollo, estas palizas me las tragaría casi con gusto por el buen futuro de nuestros rockies y la franquicia, pero como el señor Scott juega a nada, es casi como si jugaran en cualquier cancha callejera. Lo que veremos en la próxima temporada será lo que los chicos aprendieron solos y no tendrán una buena base para competir a nivel NBA. No hacemos más que seguir cavando nuestra tumba y parecernos más a los 76ers, una verdadera pena.

    ResponderEliminar
  2. En fin, nada que comentar.

    Bueno sí, a ver si fichamos al chico éste del número 35 de OKC que parece bueno.

    Aunque si vio con lo que contamos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no creo que venga, salvo que le ofrezcan jugar, ser el head coach y el gm y cobrar los 3 sueldos

      Eliminar

Cualquier comentario ofensivo hacia otro usuario, será inmediatamente borrado, así como también aquel que desvirtúe el contenido del artículo.