1/11/14

El perímetro angelino afianza su química
Contrario a lo que se podía esperar, Kobe Bryant está conforme con el rendimiento de los Lakers, a pesar de que el viernes por la noche empataron el peor comienzo de temporada desde la mudanza de la franquicia a Los Angeles. 

"Probablemente nunca estuve tan contento después de una derrota," dijo Kobe tras la ajustada caída ante los Clippers. "No podría estar más complacido, en realidad. Hoy resolvimos un montón de cosas."

Uno de los puntos que más se notó que trabajó el conjunto de Byron Scott es la comunicación en ambos costados de la cancha. Mientras que en los primeros juegos la defensa fue paupérrima, el ritmo del tercer partido en el 2do y 3er período lo controlaron los laguneros por su esfuerzo en el costado defensivo. Eso, como anticipaba Scott desde su llegada como flamante coach, facilitó las cosas en la ofensiva y el equipo llegó a estar arriba hasta por 7 pts luego de remontar un déficit de 15 pts (en ambos cuartos, ganaron 68 a 55).

Se podría decir que el artífice de esa conexión es el guardia Jeremy Lin, quien había dicho tras la derrota del miércoles que todavía debía encontar su "nicho" y su "rol" en el equipo. Finalmente tomó las riendas de la ofensiva lagunera el viernes por la noche -con 17 pts, 9 asists y 4 rebs-, y hasta llegó a liderar un ataque decisivo con un triple impresionante en el último cuarto, luego de mandar a Kobe hacia otro lugar de la cancha y negarle el pase. 

"En realidad, con muy poco tiempo, lo que intentaba decirle era que, si se la pasaba, iba a ser doblemarcado, porque tenía a Blake Griffin detrás suyo esperando para doblegarlo," dijo Lin tras el partido. "Fue un instante en que debí comunicarle todo eso, entonces preferí decirle que se aparte del camino porque yo iba a hacerme cargo."

En otros tiempos, una actitud así por parte de un jugador joven y nuevo hubiera significado la ruptura definitiva de la relación con Bryant, acostumbrado a ser el centro de todo en cuanto a ofensiva se refiere. No obstante, el ahora veterano de 36 años está complacido por la actitud que tomó Lin.

"Eso significa que es muy bueno escuchando," dijo con una sonrisa el astro cinco veces campeón, que había contado durante la semana que le pidió a Lin que juntos trabajen con miras a construir una química perimetral como la que él tenía con Derek Fisher en sus días de gloria. "Él tiene que ser capaz de afirmarse, especialmente en un equipo donde juego yo. Porque no quiero tontos, o tipos fáciles de convencer. Si eres un tonto o alguien fácil de convencer, voy a pasarte por encima, así de simple. A veces tienen que orinar sobre un carro hidrante," concluyó Mamba con una extraña metáfora, haciendo referencia a que a veces hay que marcar territorio con alguien superior a uno.

"Me gustó lo que ví," dijo Scott sobre Lin. "Le había pedido que sea más agresivo, más Jeremy. Esta noche él se hizo cargo de la ofensiva. Realmente empujó el balón cuando tuvo la oportunidad, y eso fue una clave para nosotros. Me gustó como jugó, fue muy competitivo."

"Es importante que él tenga esa dureza, que crea en él mismo y diga 'puedo dar un paso adelante, puedo hacer estas jugadas, puedo hacerlo posible', creo que eso es muy, muy importante," concluyó Kobe. 

"No es que no creíamos en nosotros, sino que estamos creciendo y confiando cada vez más en nosotros," continuó Lin, sobre el desarrollo del equipo durante las tres derrotas del comienzo de la temporada. "Es parte de la experiencia. Todos sabíamos que iban a haber dolores propios del crecimiento. Sólo que quizás vinieron más temprano y un poco más difíciles de lo que anticipábamos."

¿Qué te pareció?:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Cualquier comentario ofensivo hacia otro usuario, será inmediatamente borrado, así como también aquel que desvirtúe el contenido del artículo.