4/1/14

Hace dos temporadas atrás, el coach Mike D'Antoni, por entonces al frente de los New York Knicks, se encontró con un fenómeno único y rara vez visto: un jugador chino que de la noche a la mañana se convirtió en ícono cultural por el destape deportivo que tuvo con su equipo, y por la calidad que demostró sin previo aviso. Su nombre, Jeremy Lin -apodado "Lin-sanity"- hoy es uno de los que más suenan en la liga a la hora de hablar de los Houston Rockets, a la par de sus colegas James Harden y Dwight Howard. Y fue descubrimiento, casi de forma casual, de D'Antoni.

La noche del viernes, en su primer partido del 2014, los Lakers recibieron un regalo de Año Nuevo muy necesitado... no, no sólo una victoria tras una racha de seis derrotas, sino algo aún más necesitado: un base. O mejor aún, un conductor. Su nombre, Kendall Marshall, quien en su primer partido como guardia titular encestó 20 pts y repartió 15 asistencias, algo que no sucedía desde febrero del 2002, cuando un tal Kobe Bryant hizo lo propio.

"Podemos mejorar desde aquí," dijo el coach D'Antoni tras la victoria ante el Jazz. "Tal vez él no tenga esos números todas las veces. Tal vez sí. Pero el ritmo que nos da es lo importante."

Y es cierto. Marshall quizás no tenga esas estadísticas estelares siempre, pero al menos le quita el dolor de cabeza a los Lakers, que se encuentran sin sus cinco guardias: Steve Nash, Steve Blake, Jordan Farmar, Kobe Bryant (que lo poco que jugó esta temporada tuvo que hacerlo como base, promediando la máxima cantidad de asistencias en su carrera: 6.3 por partido) y Xavier Henry, quien también tuvo que hacer de armador y según D'Antoni "hizo un muy buen trabajo."
De hecho, antes de la lesión de Henry, todos se preguntaban por qué el coach lagunero no le daba minutos a Marshall, quien había sido traído para eso, mientras que D'Antoni alegaba: "no lo conozco y no quiero experimentar ahora."
Desde esa noche, el base que hasta hace dos semanas jugaba en la D-League con los Delaware Sevens, promedia 12.7 pts y 8.3 asists, con un 61.3% en TC en 28.7 minutos

Tras la impresionante actuación de Kendall en su primer partido como titular en los Lakers, que fue la segunda ocasión en la historia de la franquicia que un jugador debuta como titular con más de 10 pts y 10 asists, D'Antoni declaró
"Esto fue sencillo, porque no teníamos otra alternativa. Es algo así como 'Hey, te amo, eres genial.' Es fácil. Cuando eres el único base, realmente no estás mirando mucho sobre tu hombro porque básicamente sabes que se trata de uno o de uno."

Y allí fue cuando llegó la referencia a la experiencia con Lin: "No es por comparar, pero Jeremy Lin hizo exactamente lo mismo. La primera vez que salió a la cancha contra Boston, estuvo horrible, y yo estaba tipo 'Oh por Dios...'. después, obviamente pasó lo que pasó. Eso suele sucederle a los muchachos."
En el 2011, D'Antoni se reía por su descubrimiento en Lin, alegando que "estuvo frente a mis narices todo el tiempo y no lo veía, pero en las prácticas parecía poder dar más, y lo hizo." Ahora, quizás por la situación que atraviesan los Lakers -en el sótano de la Conferencia Oeste, habiendo perdido 7 de los últimos 10 partidos disputados- o por otro motivo, D'Antoni menciona tres factores que vio en Marshall que sirven de elogio:
"Uno, tiene una gran visión; lo ve todo," comenzó a enumerar el coach lagunero. "Dos, él juega del modo que se supone que tienen que jugar los bases armadores. Y tres, lo que más buscaba en él era que nos pueda dar un ritmo, y lo hizo. Debería poder hacerlo cada noche."

Después de la victoria ante el Jazz, Marshall fue entrevistado como figura del partido, y habló de su inserción en el plantel angelino pero sobre todo de la principal meta para empezar el año: 
"Pudimos ganar, ésa era la meta y eso es lo más importante ahora por encima de todo. Pero le doy mucho crédito a mis compañeros de equipo. Ellos me hicieron sentirme extremadamente cómodo. Pudimos conectar tiros y ahora estamos jugando defensa, y eso es gracias al staff técnico."

Este martes 7 de enero es la fecha límite que tienen las franquicias para firmar a los jugadores con contratos no-garantizados. Además de Henry, Shawne Williams y el rookie Ryan Kelly (todos generando un impacto de alguna u otra manera en este diezmado plantel), Marshall es uno de ellos. Y un visionario como Mitch Kupchak seguramente hará que Kendall siga en el equipo con su contrato de dos años y 1.5 millones de dólares. La pregunta es, ¿será una apuesta a largo plazo o se lo verá como un buen material de cambio a partir de ahora? El tiempo dirá. Por ahora, Marshall es, sorpresivamente, la respuesta a las preguntas de estos miserables Lakers.

¿Qué te pareció?:

4 comentarios :

  1. Anónimo5/1/14 0:09

    Admin, ¿me dejás dejar esto por acá?
    m.espn.go.com/nba/story?storyId=10244821&src=desktop&wjb

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pero acá se habla de Marshall, así que tu información coméntenla acá por favor:

    http://www.blogger.com/comment.g?blogID=7867022509480430933&postID=8756117745110238745&page=1&token=1388895076102

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. No queda otra que apoyarse en Marshall ¿no? Es bueno que se haya levantado para responder a las demandas del momento...

    Pero por lo demás, creo que habría que esperar que juegue al menos un par de partidos completos y contra rivales de fuste antes de subirse al caballo triunfalista. Así como nosotros (ni D'Antoni) sabemos qué esperar, los rivales tampoco. Como siempre digo, hay que esperar a ver cómo navega esta ola de euforia y cómo rinde cuando los rivales lo conozcan y planifiquen en contra de el.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario ofensivo hacia otro usuario, será inmediatamente borrado, así como también aquel que desvirtúe el contenido del artículo.