30/12/13

Inadmisible y desilusionante derrota de los Lakers ante uno de los peores equipos de la NBA, por segunda fecha consecutiva. Tras la cerrada derrota del viernes ante el Utah Jazz (el peor récord del Oeste), los de Mike D'Antoni cayeron ante el segundo peor registro del Este y el tercero peor de toda la liga en una noche en que además Xavier Henry se sumó a la inmensa y alarmante lista de lesionados del plantel. Los 76ers rompieron una racha de 13 partidos sin ganar como visitantes, siendo además el peor equipo de la temporada fuera de su casa.

Por su parte, Henry (1 rebote, 0/2 en TC en 4 minutos en cancha) se esguinzó la rodilla derecha al final de 1er cuarto, durante una penetración en contraataque, y no volvió en toda la noche. El lunes por la mañana será evaluado con una resonancia magnética para ver la magnitud de la lesión.

Los Lakers habían empezado el encuentro con un parcial de 12-2, para luego ser superados en el resto del período por 18-10. Si bien durante la primera mitad el marcador estuvo bastante apretado, en el 3er cuarto los Sixers le encestaron 34 pts a una defensa lagunera inexistente que, sumadas las pérdidas del equipo (20 en total, convertidas en 18 pts en contragolpe del rival) y el mal desempeño en los tiros (36.9% en TC y 32.4% en triples) coronaron quizás la peor derrota de la temporada.

Nick Young lideró al equipo en anotaciones, con 26 pts, además de 6 rebs, pero más allá de eso fue uno de los que más perjudicó a los suyos por el abuso de los aclarados y muchísimos tiros innecesarios. Young terminó la noche con 6 pérdidas y 14 tiros fallados de sus 20 intentos. 
El mejor de la cancha por los angelinos fue Jordan Hill, que jugó como centro titular por la ausencia de Pau Gasol (infección respiratoria). Hill registró 18 pts, 13 rebs, 1 robo y 1 tapa, encestando 6 de sus 14 intentos al aro. Lo acompañó con otro doble-doble (11 pts, 10 rebs y 1 tapa) Shawne Williams, que falló el triple que pudo haber empatado el juego, a falta de 23 segundos para el final, con los Lakers abajo por 3 pts.
Jodie Meeks colaboró con 15 pts (4/8 en triples), Jordan Farmar tuvo 8 pts y 8 asists, y el rookie Ryan Kelly aportó 7 pts, 6 rebs y 2 tapas en 17 minutos, mientras que Kendall Marshall jugó 16 minutos en los que acarreó la ofensiva del equipo con 8 pts (dos triples en tres intentos), 2 rebs y 3 asists. 

Los Sixers fueron comandados por Thadeus Young (25 pts, 9 rebs, 3 robos y 1 tapa) y Spencer Hawes (19 pts, 8 rebs, 5 asists y 2 tapas). La dupla de internos no encontró iguales en la pintura, donde los de Brett Brown destrozaron a los de D'Antoni por 52 a 28. Evan Turner contribuyó con 22 pts, 7 rebs, 6 asists y tapa. 

Los Lakers caen por quinto partido consecutivo, la peor racha del año, en otro encuentro ganable. Lo más vergonzoso es que por segunda noche seguida se tiene en frente a uno de los tres peores equipos de la NBA, y no se puede ganar. El viernes ante el Jazz, ahora ante los Sixers, y los próximos dos encuentros son ante los Bucks (el peor récord de toda la liga, con 6-24) y de nuevo ante el Jazz. Todo servido para emparejar el récord, pero los de D'Antoni simplemente no tienen lo suficiente y tampoco están dando todo de sí para salir adelante ante tantas complicaciones de salud, que encima siguen incrementando pesadillezcamente.

¿Qué te pareció?:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Cualquier comentario ofensivo hacia otro usuario, será inmediatamente borrado, así como también aquel que desvirtúe el contenido del artículo.